Reflexión al refugio de Dios

No puedo, después de refugiarme en DIOS,
dejar de pensar porque desperdiciamos horas tan valiosas
en otras cosas y no tenemos tiempo,
un minuto para decirle gracias por todo lo que me das,
somos egoístas ególatras, vanidosos sólo pensamos en lo bien que nos va,
en lo que vendrá mañana, y cuando nos va mal corremos a ÉL.

Algunos otros en cambio le echaran la culpa de sus desgracias,
maldicen y gritaran ¿Dónde estás? Por qué no me escuchaste
por qué no me advertiste, nunca aceptaremos nuestros errores,
es mejor echarle la culpa a él, no lo vemos ni lo tocamos,
y es tan fácil sentirlo, porque somos hechos a su imagen y semejanza.

ÉL nos carga cuando estamos agotados,
ÉL nos consuela cuando estamos sufriendo,
ÉL nos cobija cuando tenemos frío yo siento su calor,
y quiero compartirlo con ustedes, deténgase un minuto
y mírenlo allí está, lo ves, es maravilloso, que bien se siente.

Enviado por: Karin

Si te gusto este poema compartelo

Poemas que también te gustaría ver:

Comentarios

Escríbenos tus comentarios.